La maison en petits cubes, un corto animado sobre el hogar, los recuerdos y la ecología

Lamentablemente los cortos animados no tienen una gran difusión en el circuito comercial, a pesar que muchos superan en calidad de trama y realización a varios largometrajes del mismo género que inundan la cartelera año a año (¿será el tiempo de metraje un factor fundamental en la calidad?). Pero bueno, no se trata de lamentarnos, sino de buscar aquellos trabajos de gran calidad. En esta ocasión te mostramos La maison en petits cubes, una producción japonesa del año 2008, ganadora de premios importantes, como el Festival Internacional de Animación de Hisroshima, así como el Oscar a mejor cortometraje animado en el año 2009.

El cortometraje narra la historia de un solitario anciano, que vive en una casa igual de solitaria en  medio del agua (posiblemente por un derretimiento de los polos). El agua sube de nivel cada tiempo, por lo que se ve obligado a construir un nuevo piso a la casa, usando pequeños ladrillos (cubos), con el fin de de no quedarse sumergido. Por una casualidad, el anciano se ve obligado a descender a los primeros pisos de la casa, y a medida que se va sumergiendo, en cada nivel encontrará objetos que lo llevan a una serie de recuerdos de su vida, cada uno más antiguo: el fallecimiento de su esposa, la boda de su hija, el nacimiento de su hija, su enamoramiento, el inicio de la expansión del agua y la construcción de primer piso de la casa.

Esta trama, así como la calidad de los trazos, hacen de La maison en petits cubes un tierno corto animado de calidad, que pude tocar en lo más profundo a cada persona. Si bien al principio de la historia hallamos un mensaje de alerta ecologista y los peligros del calentamiento global, luego toma mayor valor la relación del ser humano y su apego con el hogar, pues al final este resulta su único espacio propio, que con el pasar de los años se vuelve un silencioso guardián de sus recuerdos (tristezas, alegrías, amores) y un nexo con los momentos vividos.

Algo interesante es que podemos encontrar ciertos elementos comunes con el largometraje animado Up (2009),  donde también se hace énfasis del hogar como nexo sentimental con los mejores tiempos y un ser amado que se ha ido, teniendo también a un anciano solitario como protagonista. Incluso podemos decir que hasta el mensaje ecologista está presente, pues en Up vemos un respeto por la naturaleza.

Es curiosa la relación, pero tampoco se trata de temas muy rebuscados, pues la nostalgia siempre ha sido un tema recurrente y el cuidado del planeta está muy en boga. El mérito de La maison en petits cubes (mérito también de Up) es haber producido una verdadera obra arte a partir de estos 2 tópicos muy usados en el cine.

En este link puedes ver La maison en petits cubes 

Leave a Reply

Required fields are marked *.